Grave… hay histeria total por el cierre de Cadena de Pollos

Hasta el Pollo se puso en campaña pero pedir mejoras.
Mascota reclamando airadamente por sus derechos laborales (no se puede advertir su molestia porque la estúpida máscara siempre muestra su carita feliz), pero era indudable que estaba molesta.

(Buitter.com) Al grito de Noooooo, miles de personas, sumergidas en una especie de histeria colectiva se abalanzaron hacia las puertas de una conocida cadena de restaurantes de Pollo Frito, papas y platanitos, que en las últimas horas cerró sus puertas a causa a una huelga de brazos (en este caso alas) caídas reclamando cumplimiento de horarios de lactancia (o empollamiento) y pago de bonos de fin de semana sobre todo de los días que caen en sábado y domingo.

Los ciudadanos no podían comprender que las puertas estaban aseguradas y no se atendía; es más, los carteles que denunciaban el problema informaban que el paro será indefinido y eso significa sólo una cosa…. CERRADO. Claro, leyeron cerrado en la puerta de vidrio y concluyeron lo mismo.

  • Y ahora dónde compramos pollo? gritó una señora que había quemado el almuerzo y debía darle de comer al energúmeno del marido.
  • Me muero por unas pechugas! sentenció un oficinista mientras miraba lascivamente las lolas de la señora de al lado que al verlo babear sólo pude hacer una mueca de desagrado.
  • Quiero mi balde, gritó un albañil que estaba en la construcción del lado y no tenía nada que ver con el problema.

Pero los gritos que ensordecían el ambiente provenían de numerosas familias reunidas en las cercanías que no comprendían que a partir de la fecha deberían repartir sus lealtades a las “Guesas”, las “Milas”, los “Trancapechos” y ocasionalmente las Sopas, Jolkes y Huallaques.

El Buitter.com pudo constatar que muy cerca de este local había otra manifestación similar de trabajadores de Pollos Copacabana que reclamaban no sé qué pero no le tiró pelota porque no es su asunto.

 

Share Button