Lotería Nacional regala cervezas a Centro de Tratamiento de Alcohólicos. Es para festejar su rehabilitación informan.

(Buitter.com desde Oklahoma City) Los bolivianos lo hicieron otra vez!!! gritaba sorprendido Jack Palance, curador en jefe del museo norteamericano Ripley, mundialmente famoso por recopilar la mayor cantidad de hechos insólitos, extraños e inexplicables que suceden alrededor del mundo. El grito desaforado del personero del museo se refería a una noticia que está dando la vuelta al mundo por la forma absurda en la cual se desarrollan los hechos de manera inexplicable.
De no creerse
La polémica noticia que desató toda esta oleada de repercusiones a nivel mundial se originó a raíz de una extraña donación de más de 1.200 botellas de cerveza, tipo Stella Artois, por parte de la Lotería Nacional (institución del gobierno), donación que iba destinada a un Centro de Rehabilitación de Adicciones (entre las que se trata sobretodo el Alcoholismo). El beneficiario es un Centro de  Reinserción de Marginados en La Paz, conocido por trabajar con gente socialmente excluida y sacar a alcohólicos de las calles.
Destino.
No se sabe si el total de la donación es para consumo interno del Centro (que mandaría al tacho los tratamientos contra el alcoholismo porque los internos se mandarían una mamadera de novela), pero se especula que las botellas serán servidas en el acto de graduación de las promociones de rehabilitados que deberán aguantar y mantenerse firmes mientras los demás invitados se alzan la borrachera del siglo festejando su reinserción.
¿De dónde salieron esos regalos?
Los productos entregados son parte de premios prescritos que se encontraban en depósitos de la Lotería Nacional, mismos que fueron transferidos por la Autoridad del Juego a esa institución dependiente del Ministerio de Salud para que vea el mejor destino posible; lo que no se calculó fue que algún alto funcionario de la Lotería que calienta su asiento “de favor” en esa institución, tuvo la ocurrente, inteligente, iluminada y prodigiosa idea de regalar las chelas a los pobres rehabilitados para probar su fuerza de voluntad, declaró un borrachín consuetudinario al Buitter.com mientras juntos le metían unos mezcladitos de “Singani Lacoste” (Alcohol Caimán) con Yupi en plena plaza de San Pedro.
También se donaron 14.661 unidades de agua Vital de 600 ml y 500 unidades de Coca-Cola de 2,5 litros al mismo centro de rehabilitación pero a nadie le importó un carajo.
Oleada de Inscritos.
El Director del Centro de Estudios Mercadológicos “Mer-Cago”, Mr. Jack Daniel Walker, manifestó desde su cuenta en Twitter que esta donación es un ardid marketero para que la gente asista a este centro en busca de sano consuelo, esta hipótesis la sustenta mostrando fotografías de largas filas de varones, sobretodo, que esperan el poder ser admitidos en el mencionado centro para recibir las chelas de forma inmediata.
Por su parte, el Museo de Ripley enviará un especialista sobre temas absurdos e insólitos para comprobar in-situ si todas estas noticias son ciertas ya que nadie cree que en Bolivia la gente se mande tantas cagadas de una sola vez.
Ud no lo cree? pues haga clic acá para ver la nota original.
VEA LAS FOTOS DEL KILOMBO QUE SE ARMÓ.

Share Button