Evo logró infiltrar a un discípulo suyo entre los candidatos a Presidente de USA

(Buitter.com, desde el centro de investigaciones periodísticas de RickyLeaks). En una entrevista que el Buitter.com le hizo al distinguido analista de asuntos internacionales Bryan Kissinmí (nieto del Henry), se pudo determinar, de manera sorprendente que uno de los más importantes candidatos a las plenarias del partido republicano de Estados Unidos resultó ser nada menos que un emisario infiltrado enviado por el mismísimo Evo y su objetivo principal, es a decir del experto, es el “hacer entender al pueblo norteamericano lo que se siente tener un presidente tan sui generis como el Supremo Magnífico”.

Este candidato, infiltrado, reúne todas las condiciones que la filosofía oficialista boliviana ha venido cultivando en los últimos 10 años, pues este empresario gringo es un mentiroso grandilocuente y un representante máximo de la división. El gringuito es un candidato inescrupuloso que llena la mente de los norteamericanos con infames promesas e ideas banales. Este perfecto candidato es un gran discriminador, un sexista acabado; ha dividido a su país con una intolerancia racial que encanta a un pueblo semi ignorante, que siente en carne propia la descomposición social, cultural y politica que aqueja a ese país y por si fuera menos, está convirtiendo a su Estados Unidos en un objeto de burla internacional a través de su propia persona. (Vaya notando lector que usted ya estableció varias similitudes asombrosas con el que sabemos).

Este fantástico candidato ha llenado de ideas locas, sueños imposibles y promesas megalómanas a sus seguidores. Se ha apoyado en los medios de comunicación para poder convencer a las masas “casi pensantes” que su candidatura va a ser la única opción para los Estados Unidos y sólo con él (su persona como único camino) se podrá llevar a ese país hacia la modernidad anhelada por el devaluado concepto del “sueño americano”.

Este político choquito, de fuerte presencia y cabello exótico se ha convertido en el mejor representante del “Capitalismo del Siglo XXI”, un concepto apropiado de su mentor el Megatrón Andino (precursos del dizque Socialismo Capitalista del Siglo XXI); quien no duda en pasarle sus secretos más oscuros para apoyarlo en su carrera loca hacia la Casa Blanca.

El experto Kissinmí analiza las grandes similitudes en los discursos entre el Magnífico Achachila y el candidato de la blonda cabellera; ve el tono de los discursos, la forma de señalar alegremente a los opositores y desacreditarlos de forma decidida; también compara el estilo de ambos de autoproclamarse como las únicas soluciones a las crisis heredadas de gestiones pasadas. Por eso mismo ha deducido que uno es discípulo de otro y ambos conducirán, o conducen, a sus respectivos países a senderos de alegría y esperanza, en un principio y desesperación, desolación y decepción masiva a posteriori.

Buitter.com preguntó cuál es ese candidato norteamericano que es discípulo del Supremo Boliviano.

Donald Trump respondió desconsoladamente el experto.

DONALD2

Share Button