Bravo! Delirius y Neme fueron invitados a dar clases de Business a Harvard

(Buitter.com desde Harvard… Yeah!). Los modelos de negocios del Falso Curaca Afónico y de la Primera Dama del Fondo Indígena fueron seleccionados entre más de 5.000 casos exitosos para ser estudiados dentro de la Carrera de Business en la Universidad de Harvard.

Cada año, en el mes de mayo, se realiza en la prestigiosa universidad norteamericana de Harvard el Business Global Selection, que tiene la finalidad de escoger a los 10 casos de estudio más relevantes que serán presentados en la archiconocida Harvard Business Review, la cual pretende identificar las nuevas dinámicas y emprendimientos empresariales que actualmente están moviendo la economía y los negocios mundiales y, con ello, la generación de nuevos hitos para ser aprendidos por los nuevos empresarios que diariamente se enfrentan a la generación de construir y hacer exitoso su negocio en un mercado cada vez más difícil.

Para ser parte de esta prestigiosa selección numerosos jóvenes investigadores de universidades de todas partes del mundo envían sus estudios que son analizados por las más grandes personalidades del mundo de los negocios en el mundo, Bill Gates, CEO de Microsoft, Sundar Pichai, CEO de Google, Jeff Bezos, CEO de Amazon.com y Matthias Müller, CEO de Volskwagen, quienes junto a los más altos estudiosos de Harvard escogen los modelos de negocios que más éxito han tenido en el último año y lo seleccionan para ser parte de los Top Ten que anualmente publica la famosa Harvard Business Review que sale en agosto.

Para sorpresa de muchos, dos casos bolivianos fueron presentados y sorprendentemente resultados escogidos, en el número 5 se encuentra el caso que enorgullece a su ex Directora Neme Achaxcollo, denominado “Indigenan Found, Big Winners and Closed Mounth” (Fondo Indígena, Grandes Ganadores y Boca Cerrada) y en el número 9 el caso del Cantante Desafinado, Alejandro Delirius titulado “Expectation Of Big Business Based On Unfinished Promise And Huge Profits Undeclared” (Expectativa de grandes negocios basada en una promesa inconclusa y enormes ganancias no declaradas)

El Caso del Fondo Indígena: Harvard encontró que el sistema de negocios de esta institución gubernamental se basó en el modelo de pirámide de Ponzi que tiene como finalidad la generación de grandes recursos a aquellos que se afilian rápidamente y se convierten en Directores o Técnicos y luego baja con una estructura de negocios vertical cuyo objetivo es la multiplicación a gran escala de posibles beneficiarios que replican las bondades del producto y finalmente se genera un efecto pirámide, donde en un futuro a mediano plazo los de arriba reciben grandes cantidades de dinero y los de abajo nada. Así el modelo piramidal del Fondo Indígena pretendió a través de argucias legales distribuir cientos de millones de bolivianos a unos cuantos beneficiarios con decisión y poder y de ahí repartirlo en pequeñas escalas a cientos de correligionarios afiliados a su partido de manera que esta redistribución de beneficios afectaba a muchos en escalas cada vez más pequeñas. Lo positivo del modelo es que para que exista redistribución (en cualquiera de sus escalas) se debía conformar estructuras organizadas cuasi legales (programas y proyectos) que eran fantasmas, pero que con la sustentación de un par de líneas hechas por proyectistas eran aprobadas por los directorios y comenzaban los repartos millonarios sin ningún control. El éxito radicaba en el silencio, estilo mafia italiana, que permitía que los beneficiarios no abran la boca y sigan disfrutando las mieles del dinero fácil, que en muchos de los casos se destinó a actividades recreativas como la parranda, los viajes y los viáticos. La estructura empresarial estaba tan bien sustentada que aquellos que pudieran hacer investigación y aquellos que tendrían que efectuar sanciones (una vez descubierto el asunto), no harían nada al respecto dejando en la impunidad a los implicados.

La mayor garantía de seguridad de triunfo de este modelo de negocios radicaba en la sordomudez de su máxima Directora, Neme, quién a la fecha jamás cantó y aún sigue como la máxima beneficiaria. Otros cayeron pero el autoinfringido silencio se mantuvo por encima de las amenazas lights de la justicia, lo que permitió hacer desaparecer el Fondo Indígena sin que nadie pueda recuperar el dinero, muy al estilo del millonario estafador de wall street, Bernard Lawrence “Bernie” Madoff  quien pudo apropiarse de 50.000 millones de dólares dinero que nunca pudo recuperarse.

El otro modelo DeliAno, mucho más sencillo y no por ello menos exitoso, se basaba en la promesa de solución inmediata de delicados casos a través de invocaciones pseudoesotéricas que permitía al cliente estar en un nivel de trance profundo (cuasi idiotez dopante permanente) mediante la repetición de las canciones del Grupo Quirquiña, para aturdir al o la cliente y hacerle creer que mediante ese trance y algunas pasadas de plantas de Ruda y Manzanilla el problema podía ser solucionado. El tinte de negocios radicaba en que también se estructuraba este modo de negocios piramidal pues la cliente recibía una comisión jugosa por recomendar al falso Hechicero Desconocido y así poder moverse en estructuras económicas altas generando considerables sumas de dinero por trabajos que un Yatiri podría haber solucionado con 100 pesos dando al cliente el mismo nivel de efectividad, osea cero. Ambos casos, basados en estudios contrastantes de generación de expectativas urgentes vs. necesidad económica fueron ovacionados de pie en la maestría de negocios de la universidad más prestigios del mundo y los genios empresariales (Neme y Delirius) serán invitados a dictar una clase magistral a los aspirantes a empresarios para que puedan compartir sus hermosas experiencias de negocios fáciles/corto plazo a un público cada vez más urgido en ganar millones en el menor tiempo posible.

 

Share Button